domingo, 25 de noviembre de 2018

¿Qué pasaría si volvemos al patrón oro?



Patrón oro
Para quienes no lo sepan, el patrón oro es un sistema monetario que consiste en establecer el valor de la moneda de un país en función de las reservas de oro de las que disponga. Esto establecía un sistema de cambios fijos, pudiéndose cambiar la moneda por la cantidad de oro equivalente.
Este sistema fue adoptado por vez primera por Inglaterra en 1819, aunque Estados Unidos no entró en juego hasta 1879, estableciéndose el dólar como moneda internacional a través de los Acuerdos de Bretton Woods.
Con este sistema la situación económica parecía estable, aunque fue en retroceso tras la I Guerra Mundial que provocó situaciones extremas como la hiperinflación de Alemania en 1923, que fue una de las muchas razones que condujo a la ruptura total del sistema en 1971.
Expuestos estos conocimientos previos, me planteo lo siguiente: ¿Sería posible la vuelta a este sistema? ¿Qué consecuencias nos depararían?
En primer lugar, cabe destacar que el responsable de la Gran Depresión en 1923 fue el patrón oro, ya que desencadenó el miedo en los bancos como resultado de la inseguridad de los habitantes que no confiaban en este sistema.
Por otro lado, sería muy costoso para los países establecer de nuevo este sistema de cambios además de que actualmente no se dispone de reservas de oro suficientes para asegurar todo el dinero que se encuentra en circulación a nivel mundial.
Además, ¿qué moneda tomaríamos como referencia ahora: el dólar, el euro o alguna otra en expansión? Esta discusión podría desencadenar un conflicto entre las principales potencias mundiales, pues todas querrían ser las que llevasen la voz cantante en este sistema y consolidándose sus monedas como las dominantes.
Todos estos motivos nos dan razones suficientes para no volver al patrón oro. Aún así nadie puede determinar si en un futuro (lejano, o quizás no tanto) adoptaremos algún otro sistema similar a éste ni tampoco cuáles serían sus consecuencias. Es preferible dejarlo en manos de la Historia y de la Economía.

lunes, 1 de octubre de 2018

LA BURBUJA INMOBILIARIA DE 2008


La crisis de 2008 provocó en España una gran recesión que hizo que muchas familias se quedasen sin sus hogares, que el paro llegase a niveles impensables y que el precio de la vivienda se disparase de tal forma que la gente se hipotecaba de por vida, entre otras muchas más consecuencias.
Para entenderlo, debemos buscar lo que provocó esta gran crisis.
En primer lugar, el presidente Aznar decretó la ley de suelos en 1998 mediante la cual se permitía el uso de terreno rústico para construir edificios. En un primer momento todo parecía marchar bien: aumentó la oferta de casas por lo que su precio bajó y muchas personas en España pudieron permitirse adquirir su propia casa, entre ellas muchos jóvenes. Por otro lado, el paro se redujo, ya que la construcción de estas viviendas proporcionó mucha oferta laboral.
Pero claro, todo esto también trajo una parte negativa consigo: miles de jóvenes dejaron los estudios para irse a trabajar a la construcción.
Fundación BBVA
Aún así nadie se preocupó en aprovechar la buena situación de país para poder invertir en I+D.
Posteriormente, en 2002 Aznar aprobó una reforma laboral que permitió a los empresarios abusar de sus trabajadores pagándoles lo mismo mientras el paro seguía reduciéndose. A su vez, también el precio de la vivienda seguía subiendo, pero nadie se preocupó debido a que los bancos concedían créditos a tutiplén para poder comprar viviendas. Es más, muchos empresarios que llevaban a cabo actividades ilegales usaron la compra de vivienda para blanquear su dinero negro.
Todo esto llegó a un punto en el que por el año 2005 España construía más viviendas que Alemania, Francia e Italia juntas.
El precio de la vivienda por este año seguía en aumento, en contraposición a los salarios de los trabajadores, que estaban congelados.

Precio de la vivienda
Por el año 2007 era la deuda la que financiaba el crecimiento de España, como observamos en el siguiente gráfico:
Deuda total de España (en millones de €)

Finalmente, en el año 2008 estalló la burbuja y el Banco Internacional dejó de dar dinero a las cajas de ahorro que, a su vez, dejaron de conceder préstamos. Por esta razón, las familias dejaron de poder pagar las hipotecas, quedándose muchas de ellas en la calle y todo esto produjo que nadie pudiera permitirse una casa. Como consecuencia, la oferta de trabajo se redujo y las empresas despidieron a miles de trabajadores, muchos de ellos sin formación académica lo cual les impedía poder desempeñar otros oficios. Por todo ello, el PIB alcanzó valores negativos.

PIB España














La Gran Recesión de 2008 causó estragos en el país de tal magnitud, que diez años después, aún no nos hemos recuperado del todo.